El cortejo de la Cofradía Penitencial de la Santa Vera Cruz se abre con la Cruz de Guía, una pieza anónima del siglo XVII, realizada en madera policromada y que alberga la pintura de un crucificado.

Asimismo, abriendo el tramo de nazarenos, la Hermandad lleva su estandarte corporativo, realizado en terciopelo verde con remates en oro fino por el prestigioso maestro bordador cordobés Antonio Villar y que presenta una impresionante pintura de la artista montillana María José Ruiz, ganadora del III Premio Nacional de Pintura “José Garnelo”.

El medallón central, realizado en lienzo sobre tabla, representa en un primer plano el escudo de la cofradía más antigua de la localidad, mientras que al fondo puede observarse el característico perfil de Montilla. La vara del estandarte, que simula el estilo que seguían las insignias de las hermandades cordobesas fundadas entre los siglos XVI y XVIII, está elaborada en plata cincelada y es obra del orfebre sevillano Antonio Santos.

Por su parte, los acólitos portarán dos incensiarios de plata labrados por el orfebre cordobés Damián de Castro, en el siglo XVIII. El cortejo se completará con las diez varas que distinguen a los mandos de la Cofradía, así como a las autoridades religiosas, civiles y militares que presiden la estación de penitencia. Las insignias han sido realizadas en plata y madera de caoba por el artista cordobés Emilio León.

Los tallistas cordobeses Manuel Jurado Moreno y Miguel Ortiz Cabello han sido finalmente los encargados de diseñar el nuevo trono que porta las imágenes del Santo Cristo de Zacatecas y Santa María del Socorro.

Los tallistas, que han intervenido en la restauración del retablo de la iglesia de la Diputación Provincial de Córdoba, así como en la elaboración de las cruces de guía de las ofradías del Preso y de la Columna de la localidad de Cabra, se han inspirado en el retablo de la Capilla Sacramental de la Parroquia de Santiago Apóstol de Montilla, obra de Lope Medina Chirinos.

De esta manera, el trono evocará esta obra concluida en 1636 y que acoge el primitivo sagrario de la Iglesia Mayor de la localidad. Las labores de carpintería del trono, diseñado para ser llevado con varales, seguirán una línea de corte renacentista y serán ejecutadas por el artista rambleño Juan Amador García, quien está utilizando maderas nobles de ukola a las que proporcionará policromía en tono caoba. En un futuro, el paso lucirá orfebrería del cordobés Emilio León.

Cofradía Penitencial de la Santa Vera Cruz